Propiedades de la vitamina E

La vitamina E es un nutriente liposoluble presente en muchos alimentos. En el cuerpo, actúa como antioxidante, al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres. Los radicales libres son compuestos que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía. Las personas también están expuestas a los radicales libres presentes en el ambiente por el humo del cigarrillo, la contaminación del aire y la radiación solar ultravioleta.

Por otra parte, el organismo necesita vitamina E para estimular el sistema inmunitario a fin de que éste pueda combatir las bacterias y los virus que lo invaden. Ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y evitar la formación de coágulos de sangre en su interior. Además, las células emplean la vitamina E para interactuar entre sí y para cumplir numerosas funciones importantes.

¿Dónde se encuentra la Vitamina E?

Entre las fuentes más importantes donde disponer de esta vitamina se encuentran:

  • Aceites vegetales, tales como el de oliva, girasol, o cártamo
  • Cereales integrales, como la cebada, germén de trigo, o avena
  • Yema de huevo
  • Frutas como el Aguacate y Papaya
  • Leche y mantequilla
  • Hígado
  • Legumbres, como los cacahuetes, frijoles, o garbanzos
  • Frutos Secos, sobre todo en almendras y nueces
  • Semillas, como las de girasol o chia
  • Verduras de Hoja Verde, como espinacas, kale, o acelgas
  • Pescados (azules mayormente) como el pez espada o la trucha y el arenque

Beneficios de la Vitamina E

Acción Antioxidante

Es sin duda uno de los mayores beneficios que contribuye esta vitamina en potenciar nuestra salud. En concreto, su campo de acción transcurre en neutralizar el efecto de los radicales libres, los cuales son moléculas inestables, debido a su desequilibrio atómico y que por ello buscan recuperarlo a partir de otras células colindantes. “Roban” electrones, modificando negativamente el comportamiento de dicha célula a la que se le sustre estos elementos, y que inclusive pudiera concluir con la muerte celular. Esta afección se traduce en una reacción en cadena que se expande por todo los tejidos.

La vitamina E ejerce un fuerte efecto antioxidante especialmente importante en los pulmones, donde las células están expuestas a altas concentraciones de oxígeno que pueden dañarlas. Además de proteger las células rojas sanguíneas que son las encargadas de transportar el oxígeno a todas las del cuerpo, también lo hace con las células blancas, que son las encargadas de defender al organismo contra ciertas enfermedades, de modo que puede impulsar el sistema inmune.

Fortalecimiento del Cabello

La fragilidad y caída del cabello son dos aspectos muy importantes a los que se les suele prestar bastante importancia, dada su estrecha relación con nuestro aspecto. En tal caso, el uso regular de vitamina E puede ayudarnos a mitigar estos problemas.

El principal mecanismo de ayuda es como hemos visto, reducir el efecto de los radicales libres que provocan daños sobre el cuero cabelludo, manteniendo la salud de los fonículos, ya que se mejora la circulación sanguínea hasta esta zona, estimulando el crecimiento del cabello más fuerte y sano.

Otra causa de la caída del cabello se relaciona con la producción excesiva de aceite o el desequilibrio en los niveles de pH del cuero cabelludo, ya que si este se mantiene seco, las glándulas sebáceas se verán obligadas a producir más aceite de lo necesario, obstruyendo los folículos pilosos. Esto lleva a otros problemas como la picazón y la caspa, y finalmente caída del cabello.

Aspecto de la Piel

La vitamina E ofrece un papel muy importante para el mantenimiento del estado de la piel. Fortalece el revestimiento de los capilares sanguíneos de la piel, consiguiendo mejorar el soporte de cara a la hidratación y fomentar su elasticidad. Otro efecto destacado es reducir la inflamación a nivel celular y verse traducido en un aspecto de la piel más joven.

La exposición continua a los rayos ultravioleta del Sol, así como a otros agentes externos, tales como humos (tabaco, contaminación ambiental), son factores que provocan un deterioro de la piel, sobre todo en la aparición de manchas y arrugas, e incluso otros signos como acné y eczema. La vitamina E contribuye a una rápida regeneración del tejido de la epidermis (la capa más externa de la piel), produciendo una cicatrización más eficaz del tejido dañado.

La piel es el fiel reflejo del tiempo, desde marcas a causa de nuestro aspecto (aumento de peso, embarazo), estrías, arrugas, cicatrices… Todo estos problemas puede verse mejoradas mediante la vitamina E.

Cicatrices

La generación de una cicatriz imprime en la memoria un instante de dolor. Todos queremos borrar ese dolor. Todos quisiéramos dejar de tener esa señal en nuestra piel. La Vitamina E en combinación con silicona 100% de uso médico, son los enviados a restaurar las señales que alteraron el diseño original de tu piel. De vuelta al diseño original, tu dermis podrá retomar su imagen inicial.

En NewGel+E podrás encontrar todas estas propiedades, que te ayudarán a tratar todo tipo de cicatrices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Abrir chat
¿Necesita Ayuda?